RSS

Archivo de la etiqueta: Dios cuida a mis padres

Papá, por favor ya no envejezcas…

cuando-los-padres-envejecen-16-638

Y pensar que fuera ayer, cuando me llevabas en tus hombros a ver los animales al zoológico, y pensar que hace algunos años, tenías los poderes de Super Man para hacerme volar por los aires, darme vueltas y hasta lanzarme en la piscina una y otra vez sin cansarte siquiera un poquito, o por lo menos, eso es lo que yo creía cada vez que pensaba en ti, cada vez que te quitabas la casaca para abrigarme y no existía frío ni hambre en tu cuerpo, mientras yo estuviera abrigada. Pensar que no te daba pena regalarme tu último y mejor bocado, pensar que toda mi vida has sido y seguirás siendo mi héroe, mi salvador, el primer hombre del cual me enamoré, mi ejemplo a seguir, aquel que me entregó al altar entre lágrimas y orgullo, aquel que se rompió el lomo para que mis hermanos y yo pudiéramos estudiar y ser buenos profesionales, hoy miro atrás y todo eso parece tan, pero tan lejano que ya casi ni puedo verlo…

La niebla oculta tu mirada, ya casi ni puedo perderme entre tus ojos porque están idos, me niego a aceptar que ya no eres el mismo papito lindo, ¿en qué momento envejeciste? , ¿cuándo se te fueron las fuerzas viejito?, ¿desde cuándo empezaste a olvidarte de las cosas que no me di cuenta?. Papá, por favor no quiero que envejezcas más, me pregunto en qué momento y a partir de qué edad uno se vuelve viejo, se supone que a partir de los 65 ya formas parte de la tercera edad, jamás me imaginé que llegarías a los 90 de esta manera, yo siempre quise que fueras fuerte como un roble, pero la realidad es que ya no tienes fuerzas viejo, me parte el alma verte caminar cada vez más pausado, me duele el corazón de sólo imaginar que uno de estos días, tal vez ya ni amanezcas entre nosotros, siempre hacía bromas cuando veía a gente viejita, de que estaba más allá que acá, pero contigo no me atrevo papi, ni siquiera tolero la idea de que en cualquier momento y cuando menos piense o espere, ya no podré darte los buenos días o pedirte que me abraces antes de irme a dormir, no quiero que ese día llegue y le pido a Dios que te siga dejando vivir entre nosotros, que veas crecer a tus nietos y puedas disfrutar de ellos, como no pudiste disfrutar de nosotros, porque todo el tiempo te la pasabas trabajando para que nada nos falte.

Pero el tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos como dice una canción, por lo menos no te ha dado ni diabetes ni Alzheimer, no tienes ninguna enfermedad que te vaya apagando más rápido, simplemente te vas apagando de a poquitos, cada paso tuyo se ha vuelto pasito, cada grito tuyo se ha vuelto un susurro porque hasta estás perdiendo la voz, tus oídos ya no responden como antes, ya casi ni nos escuchas y cuando queremos contarte algo hasta tenemos que alzar la voz para que nos escuches, tengo miedo de que tu corazón deje de latir como antes y que tus latidos se vuelvan más pausados, y pensar que cuando tenías 70 seguías manejando como bueno en tu Audi que se caía a pedazos, a los 80 te negabas a entregar el brevete y aún hoy, sigues manejando porque crees que puedes y nadie se atreve a quitarte las llaves y menos el carro, sólo te pido que leas esta noticia y luego me comentas viejito lindo… http://www.laopinion.com/2012/09/03/hasta-que-edad-manejar/

En fin, el papá de una amiga tiene 98 y vive hace meses echado en su cama, ya ni habla y sólo escucha algunas cositas y duerme casi todo el día, justo la semana pasada una persona muy especial para mí me comentaba que le dolía mucho ver que su viejo ya no era el mismo, que siempre lo vio lleno de vida, fuerte y el cabeza de familia, pero que las cosas habían cambiado mucho y que todos en casa, se negaban a admitir que su padre ya no era el mismo, “sólo quiero que la muerte se lo lleve dormido”, me dijo y yo también espero que mi papito se vaya en paz, sin sufrir nada, que llegue hasta donde el cuerpo y su corazón se lo permita, “papá, por favor ya no envejezcas más y quédate conmigo para siempre”.

Pero el tiempo no perdona y sigue su curso, algunos se van antes, otros resisten hasta el final, lo peor es que muchos hijos se olvidan de todo lo que sus padres hicieron por ellos y los abandonan o los dejan solos, no seas uno de aquellos cuervos que les sacaron los ojos a sus padres y hasta les robaron lo que tenían y los mandaron a morir a un asilo, los dejaron “muertos en vida”, otros hasta se atrevieron a matarlos por unos miles de dólares y cada caso loco que escucho en las noticias que me indigna, pero hay un Dios que mira todo, hoy tu padre te mira a ti con esos mismos ojos de amor de cuando eras un niño, déjalo que viva sus últimos días como un rey, sea lo que sea y haya hecho lo que haya hecho, al fin y al cabo es tu padre y se merece tu amor, respeto y cuidados, así que “honra a tu padre y a tu madre” mientras vivan, porque luego llevarle flores al cementerio no es lo mismo ni es igual.

No tendré el mejor papá del mundo, pero es el que Dios y la vida me mandaron, así lo quise, así lo acepto y lo amaré hasta el final de sus días, espero que este Post haya sido un homenaje a todos los buenos hijos que hay en el mundo, elevo una oración por el papá de una amiga Mila que tiene cáncer y está luchando por salvarse, también por el papá de Paola de Renacer con Jesús que no anda muy bien de salud y por cualquiera de los padres de ustedes que me leen, que Dios los bendiga y los sane pronto! 🙂

cuando-lospadresenvejecen-9-728

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,