RSS

Nadie sabe para quién trabaja…

07 Sep

nadie-sabe

Supongo que la mayoría de ustedes alguna vez en su vida ha jugado con los naipes este conocido juego que en España se conoce como “casita robada”, “casino robado” en Centroamérica y hasta “el Ladrón” en el sur de España. El juego consiste en que se reparten 3 cartas a cada jugador y se dejan 4 cartas en la mesa. En tu turno puedes llevarte las cartas que tengan tu mismo número sin importar el palo, por ejemplo si tú tienes un 5 de espadas, te puedes llevar el 5 de corazones que esté encima de la mesa y el de trébol o diamantes que tenga alguno de tus compañeros y así, entre broma y broma, todo se define en la última jugada, porque si te toca la carta ganadora de la persona que tenga todo el mazo de naipes, pues simplemente te lo llevas y ganas sin haber trabajado nada, sólo de chiripa te la llevas fácil y los demás, se pueden quedar con las manos y la casita vacía.

Lo mismo sucede en la vida, que te la puedes pasar saliendo año y medio con alguien, aguantarlo en las “vacas flacas”, esperar a que se recupere de sus finanzas, sus inseguridades, sus malas experiencias amorosas y cuando ya crees que has trabajado lo suficiente para disfrutar el bufete junto con él, pues llega alguien de la noche a la mañana y se atraganta todo lo que tú nunca pudiste empujarte y te quedas con los crespos hechos…

Por ejemplo recuerdo a Aldo y Samanta que empezaron de cero, ella era 2 años mayor que él y le enseñó el buen hábito de ahorrar. Le prestó su carrito para que aprendiera a manejar y hasta sacó su brevete con el Hondita, que así le llamaban…pero en los 4 años que duró la relación de ambos, ella prácticamente lo obligó a meterse a un Pandero para que pudiera aspirar a tener un carro del año, incluso algunas veces cubrió la cuota por él en calidad de préstamo porque se demoraban en pagarle su sueldo y por cosas del destino, cuando ellos finalmente terminaron, Aldito acabó estrenando el Golf del 2,005 con la que había sido su trampa en el último año, a Samanta le hervía la sangre porque siempre se imaginó que ese carro sería el auto familiar de ambos, pero no le vio ni la sombra, él se lucía con ella por calles y plazas y hasta eligió el modelo, color y demás, pero en fin…”nadie sabe para quién trabaja”.

Otro caso de la vida real fue el que les estaba comentando de Rafael y Tania, ella se moría por él pero de arranque él la bajó del micro y le dijo que salía de 2 matrimonios y que no quería nada serio ni ningún tipo de relación en su vida que no fuera la de sus hijos…Tania esperó pacientemente, chapó su silla y se puso a tejer, por ratos se aburrió y buscó mejores partidos, pero siempre acababa volviendo a los brazos de su Rafa, “sin querer queriendo” siempre se acababan encontrando, acababan saliendo nuevamente y enredados de revolcón en revolcón, Tania sabía que él no le convenía para nada, que tenía más problemas que un Baldor, que no tenía absolutamente nada que ofrecerle, pero como “lo fácil le aburre, lo difícil le atrae y lo imposible, la obsesiona”, allá continuaba ella firme, “al pie del cañón”, se volvió su refugio, su paño de lágrimas, su escape, pero creo que muy en el fondo, se juntaron “el hambre y la necesidad” y supuestamente todo iba bien, hasta que hace exactamente 4 semanas, él le contó que había conocido a alguien y que estaba saliendo con ella…

PLOP y recontra PLOP; Tania se quedó helada, se hacía la canchera pero en el fondo, justo hacía 2 días que había dejado las pastillas anti depresivas y anti psicóticas después de 15 meses, se sintió fatal, no sabía cómo enfrentarlo pero se armó de valor y no lo llamó más, muchas veces lo extraño, varias noches lo soñó, muchos días lo añoró, pero increíblemente, hasta ahora, nunca lo lloró, aunque sabe que ahora la nueva chica es su enamorada, lo recoge en su camioneta y se lo lleva a pasear, probablemente a la playa donde Tania siempre quiso ir con él, pero como en el juego de los naipes, en el juego del amor, tampoco “nadie sabe para quién trabaja”, y créanme que Tania trabajó un huevo en Rafael, al final de cuentas se quedó con la “casita vacía”, pues vino otra con el comodín y se llevó la baraja entera!

11950926_10153534476198290_815110108_n

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 7 de septiembre de 2015 en Uncategorized

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: