RSS

Archivos Mensuales: septiembre 2013

¿Por qué mi Príncipe Azul se convirtió en Sapo? Parte II


Imagen

La semana pasada les contaba que a los 39 años, pensé que por fin había encontrado a mi Príncipe Azul, un hombre soltero maduro, con ganas de casarse y formar una familia cuanto antes, formalizando las cosas desde el primer día que te conoció y hasta un poco apresurado, porque quería correr, sin antes siquiera haber gateado…

Lo más extraño es que tú también tienes una fuerte dosis de locura y te compras el “cuento de hadas”, te la juegas con todo por amor pero el destino te juega una mala pasada y a los 2 meses de iniciar “ésta loca historia de amor”, te quedas sin trabajo, te cae del Cielo, el dinero que no pudiste terminar de ahorrar para tu Maestría en España y vas pensando que tu pareja y casi “novio enamorado”, te apoye en tu sueño de crecimiento personal, pero Agustín te da la espalda, y el mismo día que te quedas sin trabajo, te quedas sin enamorado también, sin ilusiones de casarte y formar tu propia familia, porque todo se desvanece como un “castillo de naipes o arena” y una ola repentina te deja sin piso y con una profunda tristeza.

Has comprado tu pasaje casi contra tu voluntad para el 19 de octubre del 2,010 y el 20 de septiembre ha sido un día negro y muy oscuro en tu vida porque todo lo que tenías planeado, de pronto ya no existe más y rezas para que tu suerte cambie, no puedes creer que se ha terminado tu maravillosa historia de amor y cuentas los días en que esperas sentada a que vengan a buscarte para decirte que te aman y que están dispuestos a esperarte los 9 meses que necesitas irte, hasta que de pronto te llega una invitación de Agustín, para ir a Paracas con todos sus amigos, tú te emocionas a más no poder, y aunque te invita un viernes por la noche, tienes tu maleta lista el sábado a primera hora y no cuestionas nada, mejor no hacer preguntas y pasan un fin de semana mágico, te presentan a más de 100 personas y vuelves a sentirte viva, vuelas tan alto asumiendo que todo ha vuelto a la normalidad, pero una vez más, él te dice que si te vas, todo se termina para siempre y te sientes entre la espada y la pared, pero finalmente, te subes al avión 1 semana después y piensas que “lo que tenga que ser, será”…

Lo extrañas a morir y no paras de llorar, empiezas clases y te fascina Europa, pero por dentro te sientes vacía. Lo primero que haces es comprarte un blackberry para agregarlo al messenger, pero él te tira perro y te empieza a hablar con monosílabos y con bastante distancia e indiferencia, pensar que antes de viajar, él te había dicho que tú calificabas para ser la madre de sus hijos y que habías pasado la prueba “del control de calidad”, pero ¿pretendía acaso que te embaraces desempleada? Los días van pasando y tu ex cada vez se va distanciando más, ni siquiera te escribió un mensaje por Navidad o por tu cumple y decides empezar a viajar y disfrutar de Europa, aunque en el fondo, siempre mantuviste la esperanza de que Agustín llegara a buscarte y te pidiera matrimonio en Paris o Londres, en fin, el 70% de tus compañeros del Master tenía novios en sus países y todos siguieron de lo más bien en el tiempo que duraba el curso, “querer es poder”, así que bueno pues, supongo que él no era para ti y tuvieron que pasar 3 años, para que el destino los vuelva a juntar…

Luego de que nunca intentara buscarte, decides tomar al toro por las astas y marcas su número arriesgándote a que te diga la típica frase “Adelante, quién habla” y te deje sin piso, tenías taquicardia desde antes de llamarlo, pero igual te choteó y quedó en invitarte un café al día siguiente, así que te vas a la  peluquería a lacearte el pelo y ponerte linda, te duermes con ropa esa noche, porque nunca te llamó! El domingo 4 de agosto sonó tu nextel y era Agustín invitándote a jugar frontón, te dijo que tenía 2 horas libres y que fueras en tu carro a su club y tú muy obediente, te cambiaste en el acto y te pusiste tu mallita “rica y apretadita” para darle el encuentro, nada de disculpas ni reclamos por el plantón del día anterior, simplemente vas dispuesta a retar al destino nuevamente y no se imaginan la emoción cuando la acabó invitando a su almuerzo y ya le había movido el piso hace rato pero trataba de disimular y que no le temblaran las piernas…

Pasaron todo el domingo juntos y no querías que se hiciera de noche, los 2 tomaron piscos y vinos, lo atendiste como sabías que le gustaba, jugaron fulbito de mano, te morías por besarlo después de tanto tiempo, pero una chica nunca debe de tener la iniciativa, entonces sólo le pides un abrazo de despedida y pasó lo que tenía que pasar, lo que tu corazón y tu cuerpo habían deseado durante 3 años y fue tal la emoción de volver a estar juntos, que ni siquiera se cuidaron, él fue tan tierno contigo luego y se quedaron horas en silencio acariciándose, que en tu cabeza ya habían vuelto y tuviste que controlarte para no decirle que lo amabas. Entonces él te bajó del micro y te dijo que tomaras las cosas con calma,  pero al día siguiente que te enteraste que estabas en tus días más fértiles, tuviste que asumir la responsabilidad de que tal vez podrías haber quedado embarazada y supongo que no era destino, porque simplemente tu “príncipe azul” se convirtió en el peor sapo de todos y se desapareció del cuento, nunca más te llamó y aunque ya lo has llamado 2 veces, él queda en llamarte de vuelta, pero te quedas sentada esperando, porque jamás lo vuelve a hacer…

El 20 de septiembre le mandaste un mail de despedida desde el fondo de tu corazón y ni siquiera ha sido capaz de responder una línea por cumplir. Supongo que este fue el capítulo final de lo que pudo ser una bonita historia de amor, un “cuento de hadas” que tenía de personaje un “sapo disfrazado de príncipe”, pero que a la hora de la verdad, se mostró como realmente era, y en el camino, te destrozó el corazón y tus ilusiones, aunque ahora ya estás más tranquila y desencantada después de vaciar el charco.

princesasapo

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

¿Por qué mi Príncipe Azul se convirtió en Sapo?

Imagen

Cansada de besar tantos sapos, decidí irme a buscar la vida a Europa donde sí existen príncipes de verdad, aunque sinceramente, creo que no deberían de contarnos tantos cuentos en nuestra infancia y no leernos tonterías, porque crecemos distorsionando la realidad…

Remontándonos a 28 de julio del 2,010, ya tenía todo planeado para viajar en octubre de ese mismo año a estudiar mi tan prolongada Maestría desde el 2,003 que falleció mi madre y luego en el 2,008 que me enamoré de un tarado que me pidió que no me vaya, y entonces como aún creía en los “cuentos de hadas”, decidí apostar todo por amor y me choqué de cara, porque salté a la piscina que estaba vacía y me quedé sin piso, pero en fin, 2 años después ya estaba decidida a irme, hasta había pagado 2,000 euros de la matrícula, había renunciado a mi trabajo y había ahorrado US$ 10,000 aunque necesitaba el doble de eso para mis gastos, pero el destino daría un vuelco de 180 grados…

Yo estaba a la mitad de un Programa de Liderazgo que se llama “Life Symphony” y me había hecho amiga de Camila, ella era dulce y resultó ser la sobrina de mi mayor ídolo de mi infancia,  y justo esa noche yo iba a subirme al escenario con ella para hacer realidad mi sueño de niña y tenía taquicardia como cuando te vas a subir a la montaña rusa más alta.

¡Esa misma tarde en casa de Camila, yo estuve viendo un cuadro de ella con sus 2 hermanos, y les juro que fue amor a primera vista, desde que vi a Agustín, me quedé prendada de él, en verdad que me fascinó, jamás me imaginé que lo iba a conocer en sólo 5 horas y que ambos nos quedaríamos más que enganchados! Fue una historia de amor como pocas, esa misma noche él fue testigo de cómo cumplí mi sueño con su tía y hasta salimos a cenar con ella comida japonesa, yo estaba en las nubes de algodón de Candy, no quería que la noche se termine, fuimos novios desde ese mismo día, 28 de julio del 2,010, y yo pensé que por fin había encontrado a mi Príncipe Azul, ese personaje que se me negó en tantos y tantos capítulos, no tenía caballo blanco, ni siquiera pelo, pero no importaba nada, tampoco cumplía con la estatura de un príncipe, porque era de mi tamaño, pero ya con los años, no puedes ser tan exigente pues mamita, y además, a los 5 días ya me había invitado a los 90 años de su abuela y me presentó a toda su familia como su novia oficial, es el sueño del 95% de las chicas, que nos lleven a sus casas y nos presenten “de la mano” a todos…

Me sentía tan importante, no dejamos de vernos ni un solo día, al mes ya estábamos buscando tener un hijo y aunque me parecía un poco apresurado, no me cuestionaba nada, sólo dejaba que fluya y quería tanto amar y ser amada, quería tanto ser feliz y poder por fin cumplir ese mayor sueño de todos de casarme en un altar, que hasta la misma Iglesia de Fátima queríamos los 2 y hablamos de nombres de hijos, de envejecer juntos y ya a todo esto, él no me había dado alternativa con mi bendita maestría en España, así que me dijo que elija entre ella o nosotros, y una vez más, le dije chau a lo otro y decidí apostar todo por amor, por cumplir mi sueño de la Cenicienta, Blanca Nieves y todas juntas, pero en el fondo había algo que no me cuadraba del todo, en 2 meses no te conoces lo suficiente para tomar una decisión de vida, nunca me imaginé que pudiera haber alguien más loco que yo en pedirme para tener un hijo a los 15 días de conocerme, todo bien que él tuviera 43 y yo 39, ¿pero había que ir tan rápido?

Yo cambié todos mis planes por él, Agustín me decía que yo era la mujer de su vida, que conmigo iba a ir hasta el final y que sólo la muerte podría separarnos, me decía tantas cosas lindas que hasta “Te Amo” me lo dijo a la semana, yo no quería despertarme de verdad, sólo volaba cada vez más alto y daba gracias a Dios por haber puesto en mi camino al “Príncipe Azul” que  había esperado durante tantos años, pero esta felicidad no podía ser cierta, algo debía de salir mal, yo tenía 7 días de atraso y estaba celebrando la fertilidad en mi familia, cuando tuvimos nuestra primera pelea (después de 45 días) y él me puso en jaque porque se dio cuenta que yo era impulsiva y no le gustaba esa parte de mi personalidad. Empezó a mandarme indirectas de que pague mis cosas, cuando a mí nunca nadie me había hecho pagar nada antes, por lo menos durante los primeros meses “no way”, me daba arroz con huevo en la casa de su abuela y nos la pasábamos viendo noticias, creo que la magia empezó a irse y mi príncipe se fue volviendo sapo, sin embargo yo seguí aferrándome a mi sueño de amor, hasta que el 20 de septiembre me quedé sin trabajo y me liquidaron con los US$10,000 que me hacían falta para poder pagar mi Maestría, así que pensé que lo mejor era que me fuera…

Total sólo estaría fuera 9 meses y lograría mi sueño de crecimiento personal, pero Agustín no me apoyó, esa misma noche que me botaron del trabajo, él me dijo que yo ya no tenía edad para estudiar y que se me iba el tren, que no tenía experiencia en Marketing y que cuando volviera, iba a competir contra 2 chibolas de 20 que iban a pedir la mitad de mi sueldo, y me lanzó la maldición de las 7 plagas, porque sus profecías se cumplieron…

PD Esta historia continuará la próxima semana porque ya llegué a las 1,000 palabras y no quiero aburrirlos, ¿ok?

562251_427778293907781_210221588996787_1579318_1144350669_n

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Las apariencias engañan…

Imagen

El jueves pasado recibí la noticia más triste de mi vida y lo primero que se me ocurrió fue compartirla en mi Facebook, al comienzo lo puse como intriga y a los 10 minutos, develé el secreto, pero al ver que me metía a “la boca del lobo” y que no estaba preparada para recibir la avalancha de preguntas y comentarios, decidí eliminar toda la publicación que no duró ni 12 minutos puesta, pero ya era tiempo suficiente, para que muchas personas lo leyeran y me escribieran por interno…

Quiero aprovechar para agradecer a las verdaderas amigas por haberme acompañado en el preciso instante en que publiqué la noticia, por estar pendientes de mí dándome ánimos y palabras de aliento en estos momentos donde me es difícil volver a ver la luz del sol, sorry si este Post no es el más feliz, disculpen si no leen algo que les cause gracia, pero la verdad que “las apariencias engañan” y yo ya me he chocado tantas veces contra la pared, que ya casi voy asumiendo que la vida es medio de doble cara, la mayoría de las personas mostramos nuestro mejor traje y nos cuidamos de que no nos vean tristes o decaídos, la gente ya tiene suficientes problemas como para que vengas tú mamita o papito a traerles más piedras en la mochila, así que circula nomás chochera con tus paltas y tus “casos sin resolver”, tráeme buenas noticias y dame historias que me hagan reír, relajarme, olvidarme de mi realidad que no me encanta pero me la trago y así lo digiero de una forma más llevadera, ¿ok?

Así que me chapo un avión al día siguiente para ir a visitar a mis mejores amigos con el objetivo de escapar del mundo, de no pensar, de no sentir porque duele un huevo, no llorar y sobre todo, compartir con la gente que más quieres en un clima de 40 grados en la playita, harto sol, harta comida y hartas buenas vibras, hasta que recién llegada del aeropuerto, te ganas con una pelea de aquellas entre “marido y mujer” e intentas no ser testigo de esta película, quieres poner Rewind en el CD, pero la pista sigue tocando una y otra vez como disco rayado, hasta que escuchas “Ya cállate la boca, te pasaste realmente, me tienes harta, no me jodas, que tal falta de respeto, y del otro lado delante de tu hija la callas tú también, estás loca, ya no te soporto, eres el colmo, igualita a tu mamá, por qué no te regresas con ella y me dejas vivir en paz? Etc, etc, etc y no sabes cómo callarlos, no sabes cómo decirles que te acaban de dar una noticia nada esperanzadora y decides contarles en medio de su pelea, decides abrirte con ellos en el medio de la tormenta, les agradeces por tremenda bienvenida y ellos contestan que lo tuyo es mucho mejor que lo de ellos, que tu suerte es más optimista que la que ellos atraviesan y que prácticamente, “todo pasa por algo” y te arrepientes de haberles contado, te cuestionas si quieres casarte para vivir peleando como perro y gato y te dan ganas de salir corriendo de allí y cortar de raíz el círculo vicioso al cual no has querido entrar…

“Espero que te largues de la casa, de verdad que ya no te soporto más, te odio y voy a llamar a tu papá a decirte que te devuelvo, porque me han dado gato por liebre”…Ser testigo de estas peleas no me hace nada bien, en serio que esta vez sí pensé que todo se acababa, pero a las 2 horas otra vez se dicen “flaquito, flaquita”, se tratan como a locos, aquí nada pasó y hasta hoy planearon la navidad juntos y el comprar el arbolito para los niños y ¿saben qué? El mundo está de cabeza, ya no entiendo nada la verdad, ¿hay que vivir de apariencias, aunque éstas te engañen nomás? Supongo que sí y yo por mi parte, me he tomado miles de fotos, en el 90% de ellas sonrío y cualquiera diría que la estoy pasando genial, que soy muy feliz, que vivo mi vida intensamente, pero en el fondo, la procesión va por dentro y aunque llamé como a 5 personas para que me recojan del aeropuerto, nadie quiso o pudo ir, las excusas y pretextos estaban a la orden del día, hasta a tu ex acabaste llamando 3 veces y resulta que dejó justo su celular tirado en la sala y tenía almuerzo familiar, piensas que las 10pm es una hora prudente para que alguien que supuestamente hace 1 semana te decía que te adoraba y que eras su reina, vaya a buscarte, pero NO, decide chupar con sus patas en una parrillada y te avisa que te va a dejar varada, pero es considerado porque te desea “buen viaje”, tu hermano duerme a las 7:30pm y ¿tu super amiga te dice que la llames más tarde?

En fin, ¿tanto drama por irte un fin de semana fuera de Lima y no tener quién te recoja del aeropuerto? “Cuando realmente los necesitas, te das cuenta de quiénes verdaderamente son tus amigos. PD La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, ay Dios”. Así dice mi status en Facebook y al que le caiga el guante que se lo chante! Las apariencias engañan es cierto, aunque tú ya no puedes engañarme más porque ya me quité la venda de los ojos y ya logré verte, como realmente eras…

ImagenImagen

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El amor es ciego

Imagen

Cuentan que una vez se reunieron en un lugar de la tierra todos los sentimientos y cualidades de los hombres. Cuando el aburrimiento había bostezado por tercera vez, la locura como siempre tan loca, les propuso: ¿vamos a jugar a las escondidas?
La intriga levantó la ceja intrigada y la curiosidad sin poder contenerse preguntó: “a las  escondidas … y ¿eso cómo es?”
“Es un juego – explicó la locura – en que yo me tapo la cara y comienzo a contar desde uno hasta un millón mientras ustedes se esconden y cuando yo haya terminado de contar, el primero de ustedes que encuentre, ocupará mi lugar para continuar el juego”.
El entusiasmo bailó entusiasmado, secundado por la euforia, la alegría dio tantos saltos que terminó por convencer a la duda, e incluso a la apatía, a la que nunca le interesaba nada. Pero no todos quisieron participar. La verdad prefirió no esconderse. ¿Para qué? Si al final siempre la hallaban. Y la soberbia opinó que era un juego muy tonto (en el fondo lo que la molestaba era que la idea no hubiera sido de ella) y la cobardía prefirió no arriesgarse.
Uno, dos, tres… Comenzó a contar la locura. La primera en esconderse fue la pereza, que como siempre tan perezosa, se dejó caer tras la primera piedra del camino. La fe subió al cielo y la envidia se escondió tras la sombra del triunfo que con su propio esfuerzo había logrado subir a la copa del árbol más alto.
La generosidad casi no alcanza a esconderse. Cada sitio que hallaba le parecía maravilloso para alguno de sus amigos. ¿Que si un lago cristalino? Ideal para la belleza. ¿Que si una rendija de un árbol? Perfecto para la timidez. ¿Que si el vuelo de una mariposa? Lo mejor para la voluptuosidad. ¿Que si una ráfaga de viento? Magnífico para la libertad… Así terminó por acurrucarse en un rayito de sol.
El egoísmo en cambio encontró un sitio muy bueno desde el principio: airado, cómodo, pero solo para él. La mentira se escondió en el fondo de los océanos (mentira, en realidad se escondió detrás del arco iris) y la pasión y el deseo en el centro de los volcanes. El olvido … se me olvidó donde se escondió el olvido.. pero eso no es lo más importante.
Cuando la locura contaba 999.999 el amor aún no había encontrado sitio para esconderse, pues todo lo encontraba ocupado…Hasta que divisó un rosal y enternecido decidió esconderse entre sus flores.
Un millón contó la locura y comenzó a buscar.
La primera en aparecer fue la pereza, a sólo tres pasos detrás de una piedra. Después escuchó a la fe hablando con Dios en el cielo con convicción, y la pasión y el deseo los sintió en el vibrar de los volcanes.
En un descuido encontró a la envidia y claro pudo deducir donde estaba el triunfo.
Al egoísmo no tuvo ni que buscarlo: él solito salió disparado de su escondite, que había resultado ser un nido de avispas. De tanto caminar sintió sed y al acercarse al lago descubrió a la belleza. Con la duda, resultó más fácil todavía, pues la encontró sentada sobre una cerca, sin decidir aun de qué lado esconderse. Así fue encontrando a todos, al talento entre la hierba fresca, a la angustia en una oscura cueva, a la mentira detrás del arco iris (mentira, si estaba en el fondo del mar) y hasta al olvido que ya se había olvidado que estaba jugando a las escondidas.
Pero sólo el amor no aparecía en ningún sitio. La locura buscó detrás de cada árbol, bajo cada arroyito del planeta, en cada cima de las montañas y cuando estaba al darse por vencida, divisó un rosal y pensó: el amor como siempre tan cursi, seguro se escondió entre las rosas. Tomó una horquilla y comenzó a mover unas ramas, cuando de pronto un doloroso grito se escuchó.
Las espinas habían herido en los ojos al amor. La locura no sabía qué hacer para disculparse: lloró, rogó, imploró, pidió perdón y hasta prometió ser su lazarillo.
Desde entonces, desde que por primera vez se jugó en la tierra a las escondidas, el amor es ciego y la locura siempre lo acompaña.

Espero que les haya gustado esta linda historia acerca de la teoría de por qué dicen que el amor es ciego, en mi opinión personal, con los años he aprendido a no dejarme guiar por las apariencias, intento enamorarme de la esencia de una persona, de su forma de ser, de cómo me trata, de la manera en que me habla, de si me demuestra con hechos, mucho más de lo que me dice con palabras, pero la verdad es que para la gran mayoría de las personas, “todo entra por los ojos” y ayer que vi esta película sueca llamada “EGO” con mi amiga Gav, descubrí un lindo mensaje que comparto con ustedes y que espero les sirva a quitarse la venda de los ojos y fijarse más, en lo que realmente vale la pena, http://www.filmaffinity.com/es/film377830.html .

Si los engancha la sinopsis, aquí tienen el tráiler (perdonen que no lo encontré en español) pero pueden buscarla en San Google, ¿ok? http://www.youtube.com/watch?v=Vos-VTqtGgU.

Que tengan una linda semana y atrévanse a dejarse llevar por lo que les dicta su corazón, que la emoción sea más fuerte que la razón y sobre todo, que el amor ciego o no, les toque pronto la puerta y decidan dejarlo entrar. Por lo menos yo si lo haré, porque me muero de ganas de volver a amar pero que me amen también, así que ya les contaré cuando me pase…

¡Hasta la próxima!

Ego-264428851-large

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La gente hambrienta hace malas compras….

th (2)Imagen

Hace mucho tiempo que leí esta frase en alguno de los tantos libros de auto ayuda a los que he recurrido a lo largo de mi vida, pero increíblemente cuando le doy “buscar imágenes en Google o en Yahoo”, no encuentras casi nada que realmente represente lo que metafóricamente estás tratando de decir, pero el verdadero mensaje de este Post es que apliquemos a las emociones, lo mismo que hacemos con las compras físicas. Aquí les pongo un ejemplo para que me entiendan mejor, ¿ya?.

Imagínate que vas muerto de hambre al supermercado un viernes en la noche saliendo del trabajo, probablemente acabarás llenando el carrito con todo lo que se te cruza en frente, acabarás comprando cosas que nunca en tu vida has comido, sólo por antojo, gula, de mono porque una vez viste ese piqueo en el cumple de 1 amig@, aquella fruta exótica te hizo ojitos y aquellos quesos buenazos que son carísimos, hoy los viste al alcance de tu mano y más tarde, al alcance de tu boca, ¿o no?

Pues a mí ya me ha pasado, que acabo pagando lo que nunca pensé y cuando la cajera te dice la cuenta, casi te da un infarto, ¿380 soles en 10 tonterías te preguntas? Pero volteas a mirar y resulta que tu carrito está al tope, ya no entra ni un alfiler y no se te ocurre qué puedas dejar o devolver porque hay harta gente en la cola, y no puedes quedar como una misia, insegura de tí misma, tacaña o lo que sea, así que para evitar el papelón público, firmas con tu Mastercard nomás y pides ayuda para subir todo a tu auto…

A los 20 minutos llegas a tu casa y no tienes nadie que te ayude a bajar las 15 bolsas, así que haces 3 viajes y cuando pones todo encima de la cocina, descubres que son muchas cosas para 1 sola persona, esperas que haya alguien en casa, pero los 3 gatos que viven contigo (tu papá, su tercera esposa y su hijo), han salido justo a cenar, así que decides pecar de gula tratando de olvidar que últimamente “no levantas ni sospechas” y que literalmente, “no tienes un perro que te ladre”. Para sentirte menos sola, compartes cada cosa que comes en tu Facebook y dices que no es la voz cenar solita un viernes en la noche, algunos te dan Like, otros te escriben Inbox a preguntarte si no quieres compañía, pero al final, acabas tragando hasta empacharte y ¡te das cuenta de que hay mucha comida que ni entra en la refri y que luego, va a terminar podrida!

Es una lástima, pero es la realidad que te toca afrontar en este momento, te pones a jugar Candy Crush hasta que te quedas sin vidas, decides ver tele en el aparato que te regaló tu ex en el año 97, te echas en tu cama de plaza y media que te compró tu mamá cuando tenías 9 y que ya está toda apolillada, pero te niegas a cambiarla, porque siempre pensaste que subirías de categoría de cama, cuando te casaras y comprarías un mejor televisor también, pero ese día hasta ahora no llegó, así que caballero nomás, total en tu pequeño cuarto en la colina de Heidy, tampoco entra una cama más grande y en el fondo no la necesitas, porque sólo ocupas la mitad del espacio y ya te acostumbraste, ¿verdad?

“Aprende a ser feliz con lo que tienes y no infeliz con lo que no tienes”, esta frase me da vueltas en la cabeza, cada vez que me quiero poner triste y trato de leer un poquito más del libro que decidí regalarme en Navidad que se llama “Amate a ti mismo y cambiarás tu vida”, pero lo he dejado en la página 10 desde el 10 de enero y me he vuelto tan inconstante para la lectura, tengo como 18 libros por leer y 4 en las primeras páginas congelados que no he vuelto a ver, pero no sé por qué no me vuelvo a enganchar en ellos, les juro que son buenos, tienen un gran mensaje, pero en estos días he tenido oportunidad de conversar con varias personas e intercambiar puntos de vista y creo que eso, ha sido más enriquecedor que cualquiera de los libros que tengo en mi mesa de noche, listos para retomarlos uno de estos días…

Cuando te pones a pensar que ahora a los 42, volteas a mirar a hombres que a tus 25 ni muerta hubieras visto, te das cuenta de que como hay especie de solteros de 40 en extinción, pues como que ya no eres tan exigente, ya no hay proceso de selección, control de calidad, ya ni miras el físico, sino la esencia, no te importa mucho todos los cuentos de hadas que leíste en tu infancia, te chocas contra la pared una y otra vez, y descubres que los príncipes azules, definitivamente no existen, nadie viene a rescatarte en caballo blanco, ya tienes que chapar al sapo que venga nomás, porque el mercado se extingue y la calle está cada vez más dura, si aún eres terca como una mula e insistes en el sueño de casarte y tener una familia, pues la cosa se pone más peluda, porque si de por sí ya no hay hombres que quieran comprometerse, ahora pregunta al aire si existen hombres que quieran casarse y tener hijos, ellos están cómodos donde están, algunos de 40 y hasta 46, siguen viviendo con sus viejos de lo más fresh, no tienen intenciones de irse de sus casas, tampoco tienen ningún apuro en casarse porque es un presupuesto extra y tener hijos menos, es un chambón, total como ellos no tienen reloj biológico, les da igual, ¿cierto?

En cambio nosotras, tenemos un “ultimátum de nuestra ginecóloga” diciendo que se nos acaba el tiempo y que cada vez tenemos menos óvulos, jaja, hace 1 semana que la gran mayoría me dice que debería de inseminarme de un semental y tener una bebe rubia de ojos azules, perdonen señores pero no es eso lo que quiero, me da igual lo que piensen o digan los demás, yo quiero el cuento completo y si no, pues no quiero nada. Lo dejo en manos de Dios, pero lo que sí les afirmo a los que me leen es que desde hoy que publique este Post, ya tiro la toalla en estar queriendo comprar cosas que ni me merezco ni me convienen, ya no quiero estar hambrienta de amor, ni aceptar las migajas que algún ex quiera darme, gracias pero No más, guárdate tus porciones del pastel para alguien más papito, que desde hoy, yo quiero la torta completa y si no eres tú, pues será con alguien más, ¿escuchaste?

Si quieres un choque y fuga, pues mejor “jálate la tripa”, porque este pechito, ya no está más disponible, ¿ok? ¡Hoy empiezo mi Taller de “Stand Up Comedy” con Diana Levine, así que prepárense todos, que muy pronto estaré contando estas mismas historias en un escenario!

Imagenth (4)

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,